Mientras tanto, un luchador ruso…

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0

No te fíes de las apariencias, no siempre los esteroides y las horas de gimnasio ganan las peleas. Eso es lo que demuestra esta lucha entre un deportista que es puro músculo y su rival, un luchador ruso que no parece tan peligroso, es más, parece que está aburrido.

                     

También te puede interesar...

Deja tu comentario