La broma del carpintero y el clavo en el dedo

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0

Gastar una buena broma y que no sea demasiado pesada no requiere de montajes complejos ni toda una organización previa como ya hemos visto en muchas ocasiones. Tan solo basta con una buena situación en la que engañar a tu objetivo, y si es algo cotidiano todavía más fácil como el caso que nos ocupa.

En esta ocasión es un carpintero el que gasta una broma a su compañero de trabajo simulando que ha tenido un accidente y un clavo le ha atravesado un dedo de la mano. El resultado es una situación tensa que dura unos segundos mientras éste trata de ayudarle a sacar el clavo con unos alicates.

Todo acaba como tienen que acabar estas cosas, con ambos riendo después de desvelarse el engaño.

            

También te puede interesar...

Deja tu comentario